“Los idiomas son muy importantes” es un mantra que llevamos escuchando, sobre todo en los últimos años, para una buena acogida en el mundo laboral sea el trabajo del tipo que sea.

Gracias a la globalización que, poco a poco, estamos viviendo, las ciudades de nuestro país cada vez son más cosmopolitas lo que nos hace entrar no solo en un mestizaje cultural, ahora, cada vez, es más frecuente escuchar distintos idiomas mientras, por ejemplo, caminamos por la calle.

Todo esto sin olvidarnos, por supuesto, que España es uno de los destinos favoritos para el mundo del turismo.

Si estos cambios y situación social actual de nuestro país nos lo llevamos al mundo de las ventas y, más concretamente, a las azafatas en el punto de venta que son el nexo de unión entre una marca y sus clientes, entenderemos a la perfección la frase “los idiomas son muy importantes”.

Saber inglés nos abre… ¿todas las puertas?

Se suele decir que el inglés es el idioma universal, ese idioma que usar cuando el emisor desconoce el idioma del receptor y viceversa.

Es por esto que el inglés sigue siendo un punto muy positivo y a tener en cuenta en el CV durante un proceso de selección para puestos de trabajo de cara al público como es, sin duda, el trabajo de azafata en el punto de venta.

En un proceso de venta, la comunicación y el manejo de esta es esencial, por eso es primordial en la mayoría de los casos que una azafata en el punto de venta tenga capacidad para comunicarse con el futuro cliente, preferiblemente, en su propio idioma.

Y es, precisamente en este último punto, donde una azafata en el punto de venta puede destacar y diferenciarse de las demás poseyendo un idioma menos extendido que el inglés.

Alemán y chino, un plus en tu CV

La clave ya la apuntábamos antes, España es uno de los destinos favoritos para los turistas, turistas que no abandonan el país sin sus correspondientes compras y… ¿de dónde vienen estos turistas? Efectivamente, los alemanes y los chinos son los turistas por excelencia de nuestro país.

Que una azafata en el punto de venta sea capaz de comunicarse con un cliente en alemán o en chino desechando el inglés como idioma intermedio, es algo que sumará puntos muy positivos a la marca que representa dicha azafata y, por tanto, alcanzará esa ansiada diferenciación con su competencia que, en definitiva, es lo que inclina la balanza entre el éxito y el fracaso.

Es por esto que, cada vez más, las marcas exigen más especializaciones en los idiomas para sus azafatas en el punto de venta y sus trabajadores en general.

¿Vas a desaprovechar la oportunidad de seguir creciendo?