¿Quiénes son exactamente las azafatas de imagen? Actualmente estos perfiles suponen el 20% del presupuesto anual de las marcas para publicidad ¿Pero por qué? La importancia de este perfil queda más que demostrado con este dato, son el personal más utilizado para la promoción de productos en eventos destinados a tal fin.

Otro tipo de azafatas como las promotoras suelen trabajar más las habilidades comerciales en el punto de venta, mientras que las azafatas de imagen ayudan más con lo que transmiten con su propia imagen, su postura y su lenguaje corporal.

¿Qué funciones realizan las azafatas de imagen?

Las azafatas principalmente ayudan a realzar las cualidades de los productos que presentan mediante su imagen, sus gestos y su lenguaje corporal. En los eventos de clase más alta pueden llegar a simplemente quedarse junto al producto y no hacer más como las exposiciones de coches o salones del automóvil, mientras que en otros eventos de una índole más general pueden llegar a lucir el artículo y mostrarlo o, si es preciso, realizar funciones de apoyo en la organización del evento.

Siempre son mejor valoradas aquellas que siempre están dispuestas a ayudar y a tomar contacto con los clientes o los visitantes del evento, ya que la proactividad es una de las cualidades más valiosas para una agencia de azafatas.

¿Qué se necesita para ser azafata de imagen?

Las características principales que se requieren para ser azafata de imagen dependen sobre todo de la campaña o producto que se vaya a promocionar. Generalmente se le conoce como azafata de imagen por la belleza natural que caracteriza a la azafata, pero también por sus conocimientos de protocolo y modo de dirigirse al público. Estas azafatas transmiten elegancia y se asocian comúnmente a productos de lujo o de alto standing. Suelen ser altas y delgadas, en torno al 1,70m. Cuidan mucho su físico y su maquillaje, sabiendo en cada momento, transmitir al público lo que debe.