El concepto de caro y barato es muy relativo y esa relatividad, por raro que pueda parecer, no la establece el poder adquisitivo de la persona en cuestión, en realidad, que un producto sea caro o barato sólo depende del resultado.

Hay ocasiones en que la adquisición de un producto cuyo coste es de, por ejemplo, 1€, te resultará más caro que la misma compra de otro producto con 200€ de coste. Seguramente tu primera reacción al leer esto es pensar, “eso es imposible” pero la realidad es que si la compra del primer producto te produce pérdidas de 1000€ y la compra del segundo producto te produce ganancias de 400€, te volvemos a preguntar, ¿cuál de los dos productos es el caro?.

Ahora vamos a aplicar esa teoría al precio de las azafatas para tu evento con tres situaciones:

Tu evento sin azafatas

Has decidido embarcarte a la aventura de organizar un evento para tu marca y, para ello, no invertir ni un solo céntimo en la contratación de azafatas.

Lógicamente, alguien tiene que interactuar con el público que acuda a tu evento, sea este del tipo que sea, y tienes dos opciones: lo haces tú mismo o tiras de plantilla.

Organizar un evento y, además, participar en él como parte principal y nexo con el público y tus invitados sólo puede acabar, por muy eficiente que seas, en desastre pues, por el momento, aun no puedes dividirte en dos o en tres, para estar en varios sitios al mismo tiempo.

Visto la inviabilidad de esto, decides elegir a parte de tus empleados para que desarrollen diferentes labores en el evento mientras tú te ocupas de la organización. Recuerda que tus empleados no están especializados en desempeñar este tipo de trabajo como lo están las azafatas de eventos, por lo tanto, seguramente salves el evento pero ¿crees que cumplirás alguno de los objetivos de este?.

Tu evento ahorrando en las azafatas

Vale, nos hemos convencido, es necesario contratar azafatas de eventos cualificadas para el trabajo que queremos desarrollar.

Aquí viene la relatividad entre lo caro y lo barato, el instinto primario nos llevará a ahorrar lo máximo posible y, volviendo al ejemplo del principio, contrataremos a las azafatas de 1€.

¿Te has parado a pensar fríamente por qué cuesta 1€?. Quizás sea porque son azafatas de eventos sin experiencia, en sus primeros trabajos, que el proceso de selección se ha hecho a la ligera o es prácticamente inexistente, que, desde luego, no han recibido una formación específica para tu evento y, así, hasta un largo etcétera.

¿Conclusión? Tu evento será un poco más aparente que en el caso anterior pero el resultado será el mismo.

Trabajar con azafatas de eventos de primera

Finalmente, nos decantamos por las azafatas de eventos, según el ejemplo del que partíamos, de 200€.

A cambio vas a recibir un número X de azafatas que han pasado por un ajustado proceso de selección en el que se han tenido en cuenta las necesidades de tu evento, posteriormente, estas azafatas han recibido una formación para tu caso en concreto, a pesar de la experiencia previa con la que ya cuentan, y, finalmente, han desplegado toda su magia en tu evento, siempre respaldadas por la agencia de azafatas que las contrató para tu marca y cuidan de que los posibles imprevistos se minimicen lo máximo posible.

El resultado: has alcanzado los objetivos que buscabas, has potenciado la imagen de tu marca y has rentabilizado la inversión.

Y ahora, pregúntate, ¿es caro contratar azafatas de eventos?.