Consejos para promotoras: stop a las piernas cansadas

En TEMA nos preocupan nuestras promotoras en el amplio sentido de la palabra “preocupación”, por eso, nos encargamos de que se sientan cómodas trabajando en TEMA, nos ocupamos de su formación para la promoción o evento que vayan a llevar a cabo, nos preocupamos por las necesidades que nuestras promotoras puedan tener durante su jornada y, por supuesto, nos preocupamos por su estado físico.

Es por esto último que hoy queremos darte unos consejos para aliviar el mal de las piernas cansadas, tan común en trabajos en los que debes estar de pie durante muchas horas, cuando estés trabajando como promotora.

¡Toma nota!

El agua es esencial para las promotoras

Las piernas cansadas o, sencillamente, el dolor de piernas debido a desarrollar un trabajo cuya mayor parte del tiempo estás de pie viene directamente ligado a problemas circulatorios.

Beber mucha agua y, en general, líquidos no carbonatados como pueden ser las infusiones nos ayudan con la circulación de nuestro cuerpo y, por tanto, disminuye la pronta aparición de las piernas cansadas.

Si, además de un buen consumo de agua, añades a tu dieta alimentos ricos en fibra, mejor que mejor.

Activa tu circulación

Siguiendo la línea de lo anterior, además de prevenir también hay que actuar y, tras un día de trabajo como promotora, es conveniente, cuando llegues a casa, que te apliques suaves masajes en tus piernas recorriéndolas en toda su longitud, esto te ayudará a activar la circulación.

Además, darte baños de contraste frio/calor en las piernas, te ayudará también con la activación de la circulación y, por tanto, con un descenso casi inmediato en el dolor.

Cuida tu postura en tu trabajo de promotora

Durante la jornada como promotora también hay algunas prácticas que mejorarán el dolor provocado por las piernas cansadas.

Que estés de pie es parte de tu trabajo pero esto no significa que estés siempre en la misma postura, cambia esta de manera frecuente y, en la medida de lo posible y manteniendo la compostura, haz el ejercicio de ponerte de puntillas.

Por otro lado, aprovecha al máximo los cortes para descansar y sentarte, poniendo tus piernas un poco altas y, sobre todo, recuerda no sentarte con estas cruzadas, aunque en principio puedas sentir alivio, es una de las posturas más dañinas.

El sueño de una promotora

Por último, a la hora de ir a dormir, una buena rutina para ayudar a tus piernas a descansar mucho más rápido es, con la ayuda de una almohada o cojín, mantener estas algo elevadas con respecto al cuerpo.