El mundo de las promotoras es muy amplio como ya hemos comentado en numerosas ocasiones y, como en muchos sectores, existen mitos o ideas preestablecidas acerca del trabajo de las promotoras. Sin duda, uno de ellos es la edad que deben tener estas para acceder a un trabajo como promotora.

Sobre las promotoras sobrevuela la idea preconcebida de que se trata de un trabajo para chicas jóvenes, es más, cuanto más jóvenes sean, mayor posibilidad tendrán de acceder a un puesto de trabajo como azafatas en el punto de venta.

Pero… veamos cuánto de cierto hay en esto

Cada acción comercial, una promotora

La mejor forma de entender cuál es la edad ideal para el trabajo de las promotoras es, como siempre, a través de un ejemplo.

Supongamos que estás en un centro comercial con la idea de adquirir un electrodoméstico, por ejemplo, una lavadora. ¿Cuál sería tu primera impresión si la persona que se acerca a ti con la idea de asesorarte es una chica joven de, pongamos, unos 20 años?

Existen personas para todo pero, según numerosos estudios acerca de la experiencia del usuario en el punto de venta, una chica tan joven para un producto asociado a un ama de casa, normalmente avanzada en edad, tiene una alta probabilidad de generar desconfianza en el cliente que, automáticamente, asocia el perfil de estas promotoras a productos más acordes con su edad como, por ejemplo, un Smartphone o tablet.

Sin embargo, si este mismo caso lo aplicamos a promotoras de edades a partir de los 40 años, el nivel de confianza aumenta drásticamente pues somos capaces de ver a la promotora en cuestión usando el producto que nos ofrece de forma habitual en su vida privada.

Las carreras como promotoras no tienen edad

Con este ejemplo deducimos que, a pesar de lo que un principio podamos creer, cada acción está dirigida a un target o edad en concreto y, por tanto, los perfiles que se buscan en los trabajos de promotoras son muchos y muy amplios sin restricción de edad alguna.

Limitarte a empezar tu carrera como promotora a una edad avanzada por la vieja creencia de que las azafatas en punto de venta sólo están destinadas a chicas jóvenes, es un error.

La única barrera que te separa de un trabajo de promotora depende de tus ganas, tu entusiasmo y tu iniciativa para entrar en un mundo laboral con muchísimas oportunidades y ventajas para ti.

En TEMA buscamos profesionalidad no edades, ¿te animas a darle un nuevo rumbo a tu carrera laboral?