En numerosas ocasiones hemos hablado de las mil y una cualidades que perfilan a la azafata de eventos por excelencia, pero hoy nos queremos centrar exclusivamente en una de ellas, la proactividad.

Esta cualidad, hoy día, no es solamente demandada para el puesto de azafata de eventos, tras muchos años comprobando que el trabajador se había quedado estancado y limitado a hacer exclusivamente aquello que se le pedía, se comienza a valorar a aquellos empleados que toman iniciativas y son resolutivos en su ámbito de trabajo check here.

¿Qué significa ser proactivo?

Ser proactivo o proactiva es una conducta que deriva en muchísimas acciones, la más importante o, quizás, la más conocida dentro de la proactividad es la de tomar decisiones por uno mismo sin esperar a que sea un tercero quien desencadene u ordene dicha acción.

Pero, como decimos, no sólo esto define a una persona proactiva, una persona proactiva es capaz de prever y anticiparse a posibles problemas y, además, actuar en consecuencia para solucionarlos, una persona tenaz y perseverante lo que hace que siempre esté dispuesta a buscar nuevas opciones y posibilidades, además, entiende el trabajo en equipo y compite como grupo para alcanzar mejores metas.

¿Por qué es importante la proactividad para una azafata de eventos?

Aunque un evento es planificado al milímetro durante meses antes del comienzo de este, siempre existe la posibilidad, por un lado, del error humano y, por otro, de que surja algo que jamás se pudo prever.

En los eventos son las azafatas de eventos las que están al pie del cañón y en contacto directo con los invitados o visitantes, por así decirlo, ellas son las que están en el terreno de juego y, por tanto, serán las primeras en detectar carencias o encontrar problemas.

Si una azafata de eventos no es proactiva, se limitará a hacer aquello que se le encomendó, por ejemplo, si la azafata de eventos tiene que acompañar a un invitado hasta su asiento, lo hará, pero si surge algún problema en el trayecto, esperará a que alguien por encima de ella solucione el error.

Si queremos que un evento se desarrolle con normalidad y que se minimice al máximo los posibles errores, necesitamos contar con azafatas de eventos proactivas, dispuestas en todo momento y en la medida de lo posible a tomar las decisiones oportunas por sí mismas, ver más allá de las limitaciones de su puesto y dispuestas siempre a la acción.

Además, recuerda siempre que nunca sabes quién puede estar viéndote trabajar en tu puesto de azafata de eventos, la proactividad es una característica muy marcada en los líderes de grupo y esta puede hacer que tu carrera vaya en ascenso.