El trabajo de azafata, como cualquier puesto de trabajo, requiere una serie de cualidades profesionales y características personales específicas para desempeñar este puesto de una manera eficaz y obteniendo grandes resultados. Poder demostrar a tu entrevistador que posees todo lo que buscan y más durante el lapso de tiempo de una entrevista de trabajo, se vuelve crucial para que puedas acceder a él.

Es por esto que hoy queremos darte unos consejos fundamentales para la entrevista del trabajo de azafata con los que puedas desplegar toda tu magia en poco tiempo.

En primer lugar es fundamental que dejes a un lado los nervios, pisar fuerte y segura de ti misma en la entrevista hace denotar una cualidad muy importante para el trabajo de azafata, y es saber gestionar con templanza cualquier situación adversa que te pueda surgir en el desarrollo de tu puesto.

En el trabajo de azafata se está continuamente de cara al público, por lo que debes cuidar tu imagen el día de la entrevista, vístete y arréglate como si ese día fueras a trabajar como azafata, sin excederte en complementos o maquillaje, recuerda siempre que en la sencillez está el buen gusto.

Si hay algo que caracteriza a una persona que busca un trabajo de azafata es, sin lugar a dudas, su capacidad de comunicación y, por supuesto, la comunicación tiene muchas y diversas formas, no sólo vale lo que dices, también cómo lo dices y lo que tus movimientos o forma de actuar comunican. Por lo tanto, si no quieres comunicar una falta de seguridad y autonomía el día de tu entrevista, ve a esta sin ningún tipo de acompañante y durante la misma exprésate con soltura, en un tono de voz medio-alto y despliega todo tu don de gentes, para ello, es imprescindible lo que hablábamos anteriormente acerca de tus nervios.

Ya lo has conseguido, has roto con las primeras barreras de la entrevista del trabajo de azafata demostrando tranquilidad, autonomía y que te mueves como pez en el agua en cualquier tipo de ambiente, ahora resta que tengas contigo algunos puntos clave durante la entrevista.

Dicen que los ojos son el espejo del alma y en un trabajo de azafata es imprescindible ganarse la confianza de aquellas personas a las que te dirijas, por lo tanto, en la entrevista de trabajo no puede ser menos, mantén siempre el contacto visual con tu entrevistador, de lo contrario podrás parecer tímida, esquiva o que mientes.

Si quieres seguir sumando puntos para acceder al trabajo de azafata es importante que previamente, te hayas informado acerca de la agencia, las marcas para las que trabajan, los logros cosechados, pequeños detalles importantes si se presenta en algún momento la pregunta de “¿Qué sabes de nosotros?”.

Por último, recuerda que, como diría la famosa actriz Phyllis Diller, la sonrisa es una curva que lo endereza todo, no olvides sonreír y mostrar ese entusiasmo pegadizo propio de cualquier trabajo de azafata.