A veces, la formación, la experiencia, las capacidades innatas de cada uno, la educación y un buen porte no lo es todo para saber llevar a cabo, con excelentes resultados, un trabajo como promotora y azafata.

En algunas ocasiones nos dejamos llevar por los años de experiencia o, sencillamente, por la rutina de un trabajo bien aprendido y se nos olvida formar equipo, algo tan esencial y que nos inculcan desde bien pequeños, el compañerismo.

¿Cómo funcionar mejor en un trabajo como promotora y azafata?

Una campaña de marketing podríamos denominarla como una gran fábrica constituida por diferentes máquinas con las que se obtiene un producto final, por supuesto, cada máquina de esta gran fábrica tiene sus propios engranajes y para que todo funcione correctamente y el resultado sea el que se busca, todos los componentes deben estar interconectados y trabajando todos a una o, lo que es lo mismo, formando equipo.

Como ya hemos comentando en muchas ocasiones, un trabajo como promotora y azafata es mucho más que vender, la imagen que estas trasmiten al público se extrapola a la imagen de la marca que en ese momento estén representando, por lo tanto, la relación entre los compañeros de trabajo y el compañerismo también es una imagen de marca que debe ser impecable y que, además, se acabará trasmitiendo a ese público del que hablamos.

¿Se debe formar equipo en un trabajo como promotora y azafata?

Formar equipo en un trabajo como promotora y azafata es esencial en muchos sentidos, por ejemplo, el compañerismo nos ayuda a eliminar uno de los factores más decisivos para que una campaña no salga como es debido, el factor estrés. Un trabajador estresado es tendente a cometer muchos más errores y a que su capacidad de reacción ante una situación de crisis se vea muy mermada, sin embargo, en un trabajo como promotora y azafata en el que se ha formado equipo, los trabajadores se ven arropados y provistos de compañeros que podrán ayudarles en cualquier situación y, con esta facilidad a la hora de trabajar, el estrés se ve reducido al máximo.

Además, cuando un equipo de trabajo, en este caso promotoras y azafatas, es compacto, está unido y existe buen feeling, las ganas de trabajar y la alegría se trasmite en todos los movimientos que estas hacen y la experiencia del cliente se ve reforzada, confiando en una marca en la que, por lo que sienten, “da gusto trabajar”.

Es por este motivo que en la larga trayectoria de TEMA como Agencia de Azafatas potenciamos y trabajamos en todas nuestras promotoras y azafatas ese sentimiento y necesidad de formar equipo, algo de lo que cuidamos desde el mismo proceso de selección y que, finalmente, se ve reflejado en la confianza que nuestros clientes depositan en nosotros.